51YgW0G4xbL

Dos gardenias para ti

Biblioteca OnLine.

Madrid (2014).

2,99 € (digital).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Reúne este volumen diez relatos escritos por Adolfo Torrecilla (Madrid, 1960), profesor, crítico literario y colaborador en Aceprensa y en diferentes revistas y medios culturales. Algunos de estos relatos fueron publicados en revistas literarias.

Si algo une estos relatos es el sentido del humor, que el autor emplea como recurso indispensable para analizar diferentes situaciones actuales con las que se busca mirar o juzgar de otra manera la realidad. No se trata de un humor corrosivo, mordaz, aunque algún relato, como “Sobredosis de solidaridad”, presente bajo la apariencia del humor una parodia crítica de algunos comportamientos políticamente correctos. La mayoría abordan de manera amable aspectos costumbristas de la realidad, como la visita a un restaurante chino, el drama de unas obras en casa o la escasez de taxis a determinadas horas del día. También, con humor y realismo, se describen los excesos gastronómicos de algunas parejas de enamorados o se transforma en reportaje deportivo y periodístico una visita a un paraje serrano, descrito como la final de los campeonatos de España de domingueros.

Otro grupo de relatos, “Dos gardenias para ti”, “Camilo Troilo, en la distancia” y “Noam Chomsky y su gramática generativa”, plantean, con imaginación, una burla de los métodos propios de la filología. En varios de ellos el autor parodia la pedantería de los comentarios de texto y de las biografías de los escritores, muchas veces llenas de datos cursis y prescindibles; el relato sobre Chomsky convierte al lingüista norteamericano en el protagonista de un viaje estelar a España, apoteósico, para pronunciar un ciclo de conferencias sobre la gramática generativa. En el relato, a Chomsky se le trata como si fuese una popular estrella mediática.

El autor se ríe constantemente de la realidad y de determinadas actitudes culturales. Hay un eco en su mirada humorística de las críticas costumbristas, también exageradas, de los autores de la revista La Codorniz, en especial de Miguel Mihura, quien con una óptica aparentemente ingenua era capaz de mostrar aspectos insólitos de una realidad cargada de tópicos. Perspectiva parecida aplica el autor a su modo de radiografiar una desmedida y grotesca realidad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares