Puestos en libertad los dos sacerdotes acusados de colocar una bomba

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sudán

El gobierno de Sudán ha puesto en libertad a dos sacerdotes y a otras 18 personas que fueron acusadas de colocar bombas que explotaron en Jartum el 30 de junio de 1998 sin causar ninguna víctima (ver servicio 173/98). Los acusados habían negado su participación en estos hechos. Lino Sebit, uno de los sacerdotes, declaró que fueron golpeados y torturados durante su estancia en la cárcel. El sistema legal de Sudán podría incluso haberles condenado a la muerte por crucifixión, ya que se basa en el código islámico. La Iglesia Católica es víctima de frecuentes ataques de fundamentalistas islámicos que no ven con buenos ojos a la que consideran una “Iglesia extranjera”. La liberación de los sacerdotes ha sido entendida como un último intento del gobierno fundamentalista islámico para reconciliarse con la oposición.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares