Francisca Pérez Madrid

7.Jul.2021
En Occidente está proliferando un discurso que incita al odio racial, a la xenofobia, al antisemitismo y a otras formas de odio basadas en la intolerancia. Por otra parte, el uso de las nuevas tecnologías facilita la rápida difusión y dificulta la persecución de este tipo de discurso. Por este motivo, se ha planteado la necesidad de contrarrestar el discurso del odio a través del Derecho penal. Tal instrumento jurídico no puede ni debe emplearse ante simples críticas, ni tampoco ante expresiones ofensivas o molestas.