Los masones italianos recurren a la publicidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 20s.

Los masones italianos recurren a la publicidad ante el desprestigio que nuevas investigaciones judiciales están acarreando a la institución. La masonería italiana quedó gravemente dañada por el descubrimiento, hace años, de la logia secreta P2 de Licio Gelli, cuya sombra todavía revolotea detrás de los grandes enigmas judiciales del país.

El Gran Oriente de Italia decidió confiar su imagen a los magos de la publicidad, y publicó un anuncio a toda página en el diario de mayor difusión. Bajo el rótulo “Soy masón”, aparece un retrato del héroe nacional Giuseppe Garibaldi, “masón, hombre libre y de buenas costumbres”, y un texto en el que se añade que también forman parte de la masonería “muchos científicos, hombres de cultura, médicos, astronautas y simples ciudadanos honrados”.

Para confirmar esta idea, el anuncio recuerda a diversas figuras, como Mozart, Beethoven, Schubert, Fleming, Jorge IV de Inglaterra, Paganini: masones ejemplares, todos ellos fallecidos, que difícilmente podrán desmentir su adscripción o precisar su grado de vinculación a las logias.

El mensaje que se intenta trasmitir con esta campaña de publicidad es que “la verdadera masonería no conspira en la sombra, sino que trabaja para el bien de la humanidad”. Un intento de reaccionar ante la opinión pública, después de que el fiscal Agostino Cordova denunciara, indicando nombres, la presencia de elementos masones en el Parlamento, las fuerzas del orden y la magistratura, y las conexiones de masones con la mafia y la criminalidad organizada.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares