Los derechos humanos no son el caballo de Troya de Occidente

publicado
DURACIÓN LECTURA: 3min.
Berlín.— “Ortodoxia y derechos humanos” se tituló la conferencia que Bartolomé I, Patriarca Ecuménico de Constantinopla, pronunció la semana pasada en Berlín, en la Academia de la Fundación Konrad Adenauer. Gran parte de su discurso se refirió a las relaciones entre las Iglesias cristianas y los derechos humanos, “que con razón están considerados como uno de los grandes logros políticos de la historia hacia un mundo más libre, más justo y más humano”. Bartolomé I no omitió señalar que al principio, las declaraciones de derechos humanos fueron recibidas con reservas por las Iglesias cristianas, que veían en ellas una “expresión de la autosuficiencia del hombre”. Pero ...

Contenido para suscriptores

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.