Los derechos humanos, mejor con cimientos

La pregunta por el fundamento de los derechos humanos no es un plato de gusto en las sociedades secularizadas, quizá por temor a tropezar con las aportaciones de la religión, aunque los creyentes apelan a la razón y a la naturaleza humana además de a la fe. Lo llamativo es que esas mismas sociedades se apuntan rápidamente a predicar que los derechos humanos son universales, sin detenerse a explicar por qué y exigiendo al resto un acto de fe en

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares