Revista católica cubana teme un colapso socioeconómico y pide reformas

Un artículo publicado en la principal revista de la Iglesia católica en Cuba advierte que “no se vislumbra ninguna señal de los prometidos cambios” del gobierno del presidente Raúl Castro, y exige reformas en el sistema socialista de la isla para evitar un “colapso socioeconómico”. El artículo se sale de lo común por su crítica sin paliativos.

En su número de enero, Palabra Nueva afirma que el gobierno, “enfrentado a la severa crisis mundial, parece hacer aguas y sólo tiene como arsenal de respuesta las afirmaciones utópicas y el reajuste vía reducción fuerte de gastos”. En un amplio artículo, el sacerdote y máster en Economía Boris Moreno afirma que las autoridades socialistas, a fin de “eludir otras opciones políticas”, tratan de mantener un sistema económico que creen “imprescindible” pese a su “manifiesta ineficiencia”.

Cuba tiene como principales fuentes de ingresos la venta de níquel, el turismo, la exportación de servicios a otros países, así como las remesas enviadas por cubanos que trabajan en el exterior. Y todos estos rubros atraviesan dificultades. El precio del níquel ha caído un 80%; ha disminuido el número de turistas; las remesas, sobre todo provenientes de EE.UU., se espera que caigan considerablemente por la crisis de la economía estadounidense; ante la incapacidad para aumentar las exportaciones se ha optado por restringir los permisos de importación, lo cual ha puesto casi en parada técnica a varias industrias.

“Los llamados a trabajar duro y con eficiencia no lograrán cambiar la situación. Las condiciones socioeconómicas de un país no cambian por los discursos o por decretos. Son imprescindibles decisiones”, escribe Moreno, y estima que, dos años y medio después de la llegada de Raúl Castro al poder, “no se vislumbra ninguna señal de los prometidos cambios” y “la desesperanza se ha expandido”.

Entre otras medidas, Moreno propone promocionar el trabajo por cuenta propia y las actividades comerciales minoristas, generalizar el sistema de pago por resultados, que hoy afecta solo al 18% de los trabajadores, y ofrecer mayores seguridades a la inversión extranjera.

Según el articulista, la política cubana de sustituir importaciones debe cambiarse por una de promocionar exportaciones, además de unificar las dos monedas que coexisten en el país (peso nacional y peso convertible). También considera que es imprescindible una reforma empresarial que potencie “formas complementarias a la empresa estatal”, y exige además el ingreso de Cuba en los organismos multilaterales de crédito.

El artículo de Palabra Nueva coincide con un debate en el país acerca de formas empresariales alternativas en el sector de restauración.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares