Piden que el régimen castrista levante el embargo contra los cubanos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Frente a la idea de que todos los males de Cuba provienen del embargo de Estados Unidos, una ciudadana cubana residente en la isla pide que el régimen castrista levante el embargo de los derechos políticos y económicos del pueblo cubano.

En vísperas de la Cumbre de las Américas, la buena voluntad hacia la figura y las políticas de Barack Obama amenazaba con distender el virulento sentimiento antiyanqui sobre el que ciertos líderes latinoamericanos han construido sus arengas. Previendo este peligro, los abanderados del antiimperialismo se afincaron en la ya clásica denuncia del embargo a Cuba, que el nuevo presidente norteamericano no se ha decidido a levantar. No obstante, la carta de una ciudadana cubana se las arregló para difundirse por la red -entre otros medios gracias al blog de la escritora Zoe Valdés-, con el objeto de contar su visión de un sistema cuyos males se atribuyen casi en exclusiva a la medida estadounidense.

“Soy cubana y vivo en Cuba” -que es como arranca la carta de quien firma con el seudónimo “Mayra del Montón”- no es desde luego una presentación irrelevante. Lo que la ha movido a escribir este testimonio tiene que ver, explica, con “lo que se comenta acá”, y que como dice no se refiere “ni al periódico Gramma, ni a las mesas redondas, ni a las otras vías de propaganda del Partido”, sino a “lo que comentan los cubanos como yo, esos que de vez en cuando, aprovechando la oportunidad, leemos lo que escribe Yoanis Sánchez, o lo que dicen en España, o en Miami”. Y esto que se comenta no es otra cosa que las medidas aperturistas propiciadas por el gobierno de Estados Unidos y por otros países, y con las cuales podría darse a entender que la libertad de Cuba queda garantizada.

El bloqueo, aduce la remitente de la carta, no es lo que se imagina: “todos hemos tomado Cocacola y Pepsi; todos hemos usado Nike y de cuando en cuando hemos comido un pedazo de pollo o una cebolla proveniente de las entrañas del monstruo”. No son estas cosas las que reclama la sociedad cubana: “Lo que necesitamos es que nos devuelvan nuestros derechos civiles. Simple y sencillamente. Lo que necesitamos es que nos devuelvan nuestro derecho a optar, a escoger; que nos devuelvan la posibilidad de entrar o de salir; la libertad de leer o publicar; la libertad de existir sin tener que estar pensando en lo que interpreta el vecino o lo que va a considerar el CDR (Comité de Defensa de la Revolución). No necesitamos que levanten el bloqueo, necesitamos que nos dejen tener Internet; necesitamos que nos dejen tener y utilizar sin restricciones un pasaporte y que no nos consideren antisociales o vulgares delincuentes cuando no tengamos el mismo punto de vista que el comentarista de la televisión o el policía”, insiste la autora del texto.

Según ese planteamiento, lo importante en un plan de desarrollo para Cuba no es tanto la inversión, ni el asesoramiento, ni la dirección, ni la ayuda humanitaria extranjera. Mucho más que todo eso, “necesitamos que se nos deje hacer. Que nos devuelvan nuestro derecho a nuestro país, a nuestros recursos, a nuestro mercado, a nuestra oferta y a nuestra demanda”. Porque además, entiende “Mayra del Montón”, la reasunción de esos derechos por parte de la sociedad civil es también una forma de conjurar el peligro del “caos social, las mafias o los baños de sangre” que pueden apoderarse de la coyuntura.

Ver artículo original: http://zoevaldes.net/2009/04/17/carta-de-una-cubana-en-cuba/

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares