Sylvia Syms

8.Nov.2006
Película sorprendente por acertar a entrar en un tema tabú (la muerte de Diana de Gales) y no hacerlo de puntillas, pero sí con suma elegancia, respeto e incluso ecuanimidad.