Rikke Bergmann

20.Mar.2013
Una denuncia de abusos de menores pone al descubierto las contradicciones de una sociedad hipersexualizada que quita la inocencia a los niños y a la vez los sobreprotege.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.