Rémy Girard

11.Mar.2011
La película se revela como una elocuente parábola de la terrible espiral de violencia que sacude a Oriente Medio, y que parece no tener fin.