Pablo Cruz Guerrero

3.Mar.2011
Aclamado por la crítica mexicana, este precioso cuento moral quijotesco, romántico y positivo, exalta sin complejos un noble estilo de vida, de inspiración cristiana.