Matthieu Chedid
Canet radiografía una generación –que es la suya– de forma muy crítica, y, a pesar de todo, amable en las formas.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.