Mathieu Ly
Película vacía y aburrida, pretenciosa y hermética, ridícula a ratos, que increíblemente se llevó la Palma de Oro en Cannes.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.