Sean Murphy

11.Sep.2013
Texas puede quedarse sin el fármaco que utiliza para aplicar la pena de muerte, pues los laboratorios que lo fabrican han objetado a que sea usado con tal fin. Este hecho permite situar en un contexto nuevo y esclarecedor la objeción de conciencia, que algunos quieren limitar.