John Robertson

9.Ene.2008
En los últimos treinta años los ingresos de los altos ejecutivos han experimentado un crecimiento espectacular. En este fenómeno no han influido tanto las fuerzas del mercado como otros factores que han dado a los directivos un extraordinario poder en la negociación de sus retribuciones.