Isidro Catela
El hecho de que algunas propiedades de la Iglesia católica no paguen el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) se está presentando como un privilegio exclusivo. Pero ¿es la única institución exenta? ¿Qué razón tiene esta situación?

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.