Los británicos recurren más al servicio doméstico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 13s.

Según datos oficiales publicados el mes pasado, en el decenio 1985-95 el servicio doméstico fue la categoría de gasto privado que más creció en Gran Bretaña. Concretamente, pasó de 1.450 millones a 3.890 millones en libras de 1996 (de 2.270 a 6.100 millones de dólares). También ha aumentado en proporción del gasto familiar, de 0,4% a 0,9%.

Las causas del fenómeno son múltiples. Por una parte, las familias tienen más necesidad de ayuda externa, por el crecimiento del empleo femenino: hoy trabajan ya fuera de casa más de la mitad de las mujeres con hijos menores de diez años. Por otra, contratar un empleado doméstico es más asequible que antes, pues hay más inmigrantes y más adultos parados que están dispuestos a realizar ese trabajo, a la vez que las familias acomodadas tienen, en comparación, mayor poder adquisitivo. Sin embargo, el aumento del servicio doméstico se debe, en su mayor parte, no a los hogares de clase alta que vuelven a tener mayordomos, sino a los de clase media, que contratan, sobre todo, asistentes por horas para cuidar a los niños, hacer la limpieza, arreglar el jardín…

Muchos de los empleados domésticos actuales son contratados a través de agencias, que han florecido desde que hace dos años se eliminó para ellas el requisito de autorización administrativa. También se sabe que no pocos trabajan sin contrato formal.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares