Japón tiene cada vez menos niños

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 46s.

Entre los países desarrollados, Japón es el que ha envejecido más rápidamente, como vuelven a mostrar las últimas estadísticas, publicadas a principios de mayo. Según la estimación oficial, a 1 de abril pasado, Japón contaba 17,1 millones de niños menores de 15 años, o sea el 13% de la población total (127,6 millones de habitantes). Esos datos suponen un nuevo mínimo tras 28 años seguidos de descenso, en términos tanto absolutos como relativos.

El porcentaje de niños es también el más bajo, después de Alemania e Italia, entre los países de la OCDE, añade el informe estadístico elaborado por el Ministerio del Interior japonés. Por ejemplo, los menores de 15 años son el 20% de la población en Estados Unidos y el 17% en Corea del Sur.

En cambio, el número de personas mayores sigue creciendo, por el envejecimiento de las nutridas y longevas generaciones del baby boom. Así, los japoneses de 65 o más años son ya el 22,5% del total. La previsión del Ministerio es que hacia 2020 lleguen a ser el 29%, mientras que los niños bajen al 11%.

La desproporción entre niños y viejos pone en peligro el sistema de pensiones y anuncia escasez de mano de obra. Para estimular la natalidad, el gobierno ha incluido, en el paquete de medidas para reactivar la economía, una ampliación del subsidio familiar por nacimiento de un hijo.

Hasta ahora, las políticas natalistas no han dado los frutos deseados, por lo que el gobierno intenta subir la ratio activos/jubilados conteniendo el aumento del denominador. La edad mínima de retiro se ha subido de 60 a 65 años, y hay incentivos para seguir trabajando hasta los 70 años. Desde el año pasado funciona un seguro especial para financiar el creciente costo de la atención médica a los mayores de 75 años.

La población japonesa alcanzó el máximo, 128 millones, en 2005, y empezó a disminuir después. El año pasado el país experimentó el mayor descenso registrado: 51.000 habitantes menos.