Nathan Gardels

21.Dic.2010
Una nueva diplomacia cultural, centrada en la responsabilidad ética, la humildad y la comprensión hacia otras culturas, podría invertir la imagen que los países no occidentales tienen de EEUU.