Gonzalo Giner

13.Nov.2008
Gonzalo Giner ofrece otra aventura medieval más, donde tal vez el único ingrediente nuevo sea el oficio del protagonista: veterinario. Por lo demás... políticamente correcta.