Carolina Sanín

12.Jun.2015
Cuento largo, un tanto fantasmal, con mucha intriga psicológica. Está bien narrado e intenta un acercamiento sofisticado a cuestiones de interés como la adopción.