Reino Unido: plan para estrechar las relaciones entre padres y escuela

El sector educativo en el Reino Unido se despereza justo después de la publicación del informe PISA 2006, en el que ha sufrido una fuerte caída con respecto a resultados anteriores (del 4º al 14º puesto). El ministro de Infancia, Escuela y Familia, Ed Balls, ha anunciado una serie de medidas para hacer de la escuela ideal del siglo XXI “un recurso vital para toda la comunidad, que contribuya a todos los aspectos de la vida de los chicos, no solo a su educación”.

Estas medidas son parte de un ambicioso plan de 10 años dirigido a proteger la infancia, atacando especialmente la pobreza infantil. Balls ha dicho que las escuelas tienen que crear una “nueva relación” con los padres, especialmente en secundaria. Se trata de estrechar el contacto para aumentar el interés de los progenitores que no ponen especial empeño en la tarea. Los estudios que maneja el gobierno señalan que la implicación de la familia en la educación de sus hijos es más importante para el nivel de esta que la clase social, el tamaño de la familia o el historial académico de los propios padres, según afirma el Daily Telegraph (11-12-2007).

Por eso, el plan pretende que haya contacto regular, mediante teléfono y correo electrónico, para informar a los padres sobre la asistencia a clase de sus hijos, su comportamiento y los avances académicos. Además, cada alumno contará con un tutor para favorecer el vínculo entre padres y escuela y servir de supervisión, ayuda y consejo para el alumno. Otra propuesta es que los profesores mantengan un encuentro con los padres de los alumnos antes de que ingresen en secundaria para suavizar el cambio entre ambos niveles educativos y que los padres se organicen en consejos para que su voz tenga mayor eco.

El gobierno quiere también que las escuelas tengan servicios de salud, trabajadores sociales y unidades de guardería. Y aumentará la presencia policial en los centros escolares, con el objeto de combatir el gamberrismo, que preocupa cada vez más en las islas. La iniciativa se fija también en las actividades extraescolares, de gran aceptación en áreas menos favorecidas, pero cuyos habitantes no se pueden permitir por falta de recursos. Por eso, el gobierno se compromete a contribuir económicamente en la oferta y el sostenimiento de servicios de este tipo.

Otras reformas próximas, según Balls, conllevarán la revisión de los planes de estudios. Se trata de ampliar el tiempo dedicado al inglés y a las matemáticas, además de hacer obligatoria la oferta de francés, alemán y español en todas las escuelas primarias.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares