Las escuelas privadas de alto nivel son inmunes a la crisis

La experiencia muestra que las escuelas privadas más prestigiosas no pasan grandes dificultades en tiempos de recesión. Según datos ofrecidos por el Independent Schools Council (ISC), al que están asociados más de 1.200 centros educativos privados del Reino Unido, los efectos en el mercado educativo de las crisis económicas son leves y espaciados en el tiempo.

En la crisis anterior, a principios de los noventa, las matriculaciones en los colegios pertenecientes al ISC se redujeron en un 2,4%, pero en un intervalo de cinco años (1991-1996) y se recuperó rápidamente después. En los centros agrupados en el Headmasters y Headmistresses Conference, una organización inglesa similar al ISC, sólo descendieron un 0,5% en un año.

Como se afirma en un artículo publicado en The Economist (4-07-2009), de media los padres desembolsan cerca de 20.000 dólares anuales por la asistencia de un hijo a una escuela privada de EE.UU. o el Reino Unido. El precio de las matrículas en los colegios privados se ha duplicado en los últimos 25 años.

Por el momento, la mayoría de las instituciones de élite, tanto de EE.UU. como del Reino Unido, han descartado rebajar sus tasas de matriculación; es más, se estima que el próximo curso subirán entre un 2% y un 4%. Por una parte, los padres que llevan a sus hijos a las escuelas de prestigio disfrutan de una posición económica que les permite afrontar los pagos aun en tiempos de crisis.

Por otra parte, estos colegios -como también otros más modestos- tienen un público muy fiel, y las familias que atraviesan ahora una situación económica más complicada hacen todo lo posible para mantener a sus hijos en el centro. En efecto, han aumentado las peticiones de ayuda económica y algunos colegios han decidido dar más becas para apoyar a las familias que trabajaban en el sector financiero y han visto descender rápidamente sus ingresos.

Lo que se vende en los colegios de élite

Los datos recogidos se refieren a las instituciones educativas de renombre que, junto con su reputación histórica y el lujo de las instalaciones, por su calidad educativa proporcionan un buen pasaporte para ingresar en una institución universitaria también de prestigio -Oxford o Cambridge, en el Reino Unido, o alguna universidad de la Ivy League, en EE.UU.- y asegurarse su futuro profesional.

De hecho, según The Economist, la mayoría de estos colegios conocen detalladamente los procesos de admisión de las mejores universidades y cultivan los contactos con los encargados de dichos procesos. Así, por ejemplo, las dos quintas partes de los estudiantes de Oxford y Cambridge proceden de centros privados. Además las cifras de admitidos en las universidades constituyen una de las credenciales de estas escuelas a la hora de promocionarse e influyen claramente en la elección de los padres.

Por otro lado, el hecho de que las matrículas sean caras en estas instituciones educativas es también una de las razones de su prestigio. En una encuesta en la que se preguntaba a los padres las razones que decidían su elección de escuela, el precio era una de ellas. Muchos toman la cuantía de las tarifas por un índice de la calidad de enseñanza. Obviamente, las clases pequeñas, las tutorías personalizadas y las buenas instalaciones guardan una estrecha relación con la cuantía de las matrículas. Pero también es cierto que los colegios se han convertido para gran parte de las familias en una señal de distinción. En cualquier caso, tienen que encontrar un cierto equilibrio: ni pueden ser desorbitadamente caros, o los procesos de admisión s centrarían en el dinero, ni bajar tanto sus precios como para impedir cierta selección en su alumnado.

Pero si este tipo de centros educativos puede sortear las dificultades económicas, existen otros que tienen que replantearse su viabilidad. Es el caso, en EE.UU., de las escuelas católicas más pequeñas o escuelas rurales, que no pueden competir con las grandes instituciones y cuya única salida puede ser la concentración, formando agrupaciones de varias.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares