Julio Anguita ante los alumnos de hoy

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Julio Anguita, antiguo coordinador general de Izquierda Unida y secretario general del Partido Comunista de España, volvió a la enseñanza en un instituto de Córdoba. Después de un curso, comenta en declaraciones a ABC (20 mayo 2001) su experiencia sobre la actitud de los alumnos y el tipo de educación que reciben.

Hoy la figura del profesor es injustamente tratada. Solo se habla de cuántas vacaciones tienen los profesores de la enseñanza, y nunca de lo que supone presentarse diariamente ante un alumnado a impartir clases. Nadie valora en su medida esa labor. Al reincorporarme me he encontrado un panorama sustancialmente peor, en el que los alumnos han perdido la curiosidad y la sociedad el norte.

Antes se impartía una enseñanza memorística, quizá no la idónea, pero que tenía unos objetivos. Actualmente no hay fines concretos, y esto nos revela un mal no solo educativo, sino de la sociedad en general: los dirigentes sociales tampoco saben lo que quieren.

Los únicos valores vigentes son el mercado y la competitividad. Rige una mala interpretación de la democracia por la que se busca el “achusmamiento” o “aplebeyamiento” de todos. Los jóvenes, hoy, no encuentran sentido a la reflexión, hecho que, además, se alimenta con el modelo que proponen ciertos programas de televisión. Estamos perdiendo la dimensión ética y estética de la sociedad porque no interesa crear personas mejores, sino consumidores.

Los compañeros que me he encontrado después de estos años dedicado a la política son más capaces y están mejor preparados que los de antes. No me vale el argumento de que a los alumnos “hay que motivarlos” porque se les incentiva constantemente, pero se muestran pasmosamente indiferentes. Viven anclados a los videojuegos, eso que yo llamo “sucedáneo de hedonismo” y no conocen conceptos como la austeridad, la sobriedad o el sentido del deber. Están sumidos en un constante presente y no les interesan asignaturas como la Filosofía o la Historia, que les ayudan a entender por qué ocurren las cosas. El trato que dispensan al profesor también es sorprendente. A veces hay falta de respeto hacia el que imparte clase, incluso como ser humano.

Es un alumnado triste, no porque no se ría o no alborote, sino porque pasa de puntillas por todo. Nunca se implica. Todos tenemos la culpa, estos jóvenes son un producto nuestro. La familia busca en los profesores un sustituto, y eso no funciona.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares