Insultar a un profesor será delito

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Francia

El pasado 3 de agosto, el Parlamento francés aprobó una ley que castiga con penas de hasta de seis meses de prisión a los estudiantes que ofendan a cualquier funcionario del sistema educativo del país. El código penal prevé penas de prisión para los insultos a personas depositarias de la autoridad pública. Los directores de los centros educativos ya gozaban de esa protección. La nueva ley abarca también a profesores, bedeles y cualquier miembro del sistema educativo. Tras la reciente modificación en la edad penal en Francia, las penas de prisión podrán aplicarse a niños de 13 años. Los padres de alumnos que ultrajen a un funcionario dentro del centro escolar quedarán sujetos a las mismas sanciones. Como la casuística hubiera resultado grotesca, la ley se limita a definir las conductas delictivas como “palabras, gestos o amenazas, escritas o con imágenes” cuya finalidad sea “atentar a la dignidad” de los funcionarios públicos, así como el envío de objetos con esa misma intención. Según los expertos, la imprecisión de la ley hace pensar que se aplicará muy excepcionalmente.