Gran Bretaña lanza un programa para formar mejor a los alumnos más brillantes

El Gobierno británico ha dado un nuevo paso que parece alejar el sistema educativo del país del principio igualitarista que lo ha inspirado durante las últimas décadas. La primera semana de enero ha comenzado en Gran Bretaña un plan para que los alumnos de primaria y secundaria más dotados reciban formación extraescolar adicional. Se trata de un sistema de cheques con el cual el 10% con mejores notas del alumnado de cada colegio tendrá la posibilidad de participar en cursos adicionales que mejoren la formación recibida en su centro.

Hasta ahora, sólo el 5% de los alumnos que lograban las mejores calificaciones en el examen nacional que se realiza a los 11 años recibían fondos de los programas para los mejor dotados. El hecho de que a partir de ahora se conceda al 10% de todos los colegios busca que este apoyo para los alumnos más brillantes sea igual con independencia de la escuela a la que cada uno acuda.

Con el plan actual, los alumnos de un 30% de escuelas británicas se quedaban fuera de estos programas de búsqueda de talentos. Y las investigaciones demuestran que la mayor parte de ese 5% procede de familias con buenos recursos, que se pueden permitir una formación adicional como la que el nuevo programa quiere ofrecer. Incluso el 20% de escuelas se verían excluidas de esos beneficios si se aumentase al 10% el número de alumnos beneficiados por el actual sistema.

“Nadie puede pretender que el 10% de los alumnos con mejores notas en la Grammar School para chicas de Kendrick es el mismo que el de la “comprehensive school” Lilian Baylis en Lambeth”, dijo Tim Emmett, en palabras que recoge “The Daily Telegraph”. “Pero habrá alumnos en Lambeth que tienen algo que necesita ser cultivado y alentado y es algo que en este momento no se está haciendo en muchas escuelas”.

Emmett es el director de desarrollo del Centre for British Teachers (CfBT), la organización sin ánimo de lucro que ha ganado el concurso para gestionar el proyecto. El programa tendrá un presupuesto de 65 millones de libras (97 millones de euros) y se beneficiarán de él en torno a 800.000 alumnos. El Gobierno tiene previsto invertir más dinero, que saldrá de los 930 millones de libras (1.385 millones de euros) presupuestados para “aprendizaje personalizado”.

El sistema consiste en cheques sin valor monetario que constan de 151 créditos con los cuales los alumnos podrán participar en cursos y planes de formación. Éstos serán ofrecidos por las instituciones con las que el CfBT llegue a acuerdos. Los alumnos, por ejemplo, podrán gastar 50 de los créditos en un curso vespertino “on line”, 80 en un curso de mandarín las mañanas de los sábados o 100 en la plaza para una escuela de verano. La NASA misma proveerá cursos y programas educativos sobre ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

El proyecto ha sido criticado por una de los principales sindicatos de profesores, la National Association of Schoolmasters Union of Women Teachers (NASUWT), por considerarlo elitista. Duda que la medida eleve los niveles educativos.

La medida puede provocar también controversias entre los laboristas que se oponen a la idea de que los alumnos sean como consumidores de un mercado educativo. Los medios británicos han relacionado el lanzamiento de esta medida con el plan propuesto recientemente por la oposición conservadora de dar a los padres un cheque escolar universal de 5.000 libras anuales (7.500 euros) para destinarlo a la matrícula de la escuela que deseen, sea pública o privada.

La medida llega en un momento en el que los debates sobre el nivel del sistema educativo son constantes. Se han levantado voces de alarma desde las universidades por las claras sospechas de que se está rebajando la exigencia en la enseñanza secundaria, puesto que el número de alumnos con la máxima calificación para acceder a la enseñanza universitaria es mayor que hace unos años (aproximadamente del 12% al 19% en diez años, según datos publicados por “The Times” en junio de 2006), y sin embargo existe la difundida convicción de que el nivel educativo no es mejor, ya que el sistema “comprensivo” perjudica a los mejor dotados.

ACEPRENSA

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares