España: el Gobierno propone a debate que los suspensos repitan más cursos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este curso termina la implantación de la nueva Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en España. Según el secretario de Estado de Educación, Jorge Fernández Díaz, es el momento de evaluar la enseñanza secundaria y buscar soluciones para el elevado fracaso escolar que hay en este nivel educativo.

Fernández Díaz propone abrir un debate para replantear el sistema actual de repetición de cursos, basado en la promoción automática. Los alumnos pasan de curso aunque saquen malas notas (incluso pésimas), ya que sólo se puede repetir dos veces en toda la educación obligatoria (6-16 años). Para el secretario de Estado, la posibilidad de que los alumnos pasen de curso a pesar de no haber superado los exámenes es una de las causas del fracaso escolar.

El fracaso escolar en España asciende al 26% de los estudiantes, seis puntos por encima de la media de la OCDE.

Otro signo de alarma ante el bajo nivel de conocimientos ha sido la propuesta de los rectores de Universidades en la que piden al Ministerio que implante “una prueba de homologación externa, al modo de las antiguas reválidas”.

Aunque el Ministerio sólo pretende plantear la cuestión, la oposición considera innecesario el debate. Un portavoz socialista afirma que “es un error pensar que un sistema de promoción automática es blando y uno de repeticiones es duro”. Por su parte, el presidente de la confederación de padres de alumnos, CEAPA, dice que se trata de “una propuesta oportunista que pretende ganarse la voluntad de un sector elitista”, porque “si se favorece que el niño repita, se está buscando una educación selectiva”.

Sea como fuere, es la novedad que se han encontrado los alumnos neoyorquinos a su vuelta al cole. Los colegios públicos de la ciudad tienen fijados unos niveles mínimos de conocimientos en inglés, matemáticas y ciencias, que los alumnos deben alcanzar en los exámenes de primavera. Quienes no los superan asisten a un curso de verano para volver a intentarlo. Este año, más de 21.000 alumnos no asistieron a los cursos o no los aprovecharon, a pesar de haber suspendido los exámenes de primavera. Hace una semana, las autoridades educativas de la ciudad anunciaron que estos alumnos -de tercero, sexto y octavo grado- podrían repetir curso por esta causa. La promoción automática está pasando a la historia en Estados Unidos. Todos los Estados menos uno han implantado niveles mínimos de conocimientos en las mismas tres materias, y todos menos dos han adoptado o se disponen a adoptar exámenes estatales para saber qué alumnos los alcanzan y cuáles no. Veintisiete Estados exigen la aprobación de una reválida para obtener el título de graduado en enseñanza secundaria (cfr. International Herald Tribune, 8-IX-99).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares