EE.UU.: las escuelas cristianas dan buenos resultados

En Estados Unidos, los alumnos de escuelas privadas, incluidas las de inspiración religiosa, obtienen mejores resultados que los de escuelas públicas. A su vez, entre las escuelas privadas de distintas confesiones (católicas, luteranas o evangélicas) apenas hay diferencias significativas. Lo dice el Centro Nacional de Estadísticas Educativas (NCES) en su informe “Student Achievement in Private Schools”, el primero que dedica al rendimiento académico en las escuelas privadas y, en especial, en las cristianas.

En los centros privados norteamericanos están matriculados cerca de cinco millones y medio de alumnos, más o menos el 10% de la población escolar total. La mayor parte de ellos están en escuelas católicas (2,5 millones), evangélicas (823.000) o luteranas (219.000). Hay además 882.000 en otras escuelas religiosas de diversos tipos y 900.000 en escuelas privadas no religiosas.

El informe se basa en las evaluaciones nacionales de alumnos de tres cursos: 4º (9-10 años), 8º (13-14 años) y 12º (17-18 años) en lectura, matemáticas, ciencias y escritura, realizadas en cuatro años no consecutivos entre 2000 y 2005.

Ya se conocía que las escuelas privadas estaban por delante de las públicas, pues año tras año lo mostraban los informes del NCES. Pero este suministra datos nuevos sobre los colegios religiosos, pues se centra en los de las tres confesiones principales y los compara entre ellos y con el conjunto de los privados y con los públicos.

Por término medio, los alumnos de escuelas privadas aventajan a los de escuelas públicas en 10-20 puntos (de un total de 500 en lectura y matemáticas; de 300 en las otras dos materias). Las escuelas católicas y las luteranas se encuentran casi siempre a la par y próximas a la media de las privadas; las evangélicas están por debajo de unas y otras pero por encima de las públicas.

Como advierte el informe, esos resultados dan un buen indicio de la calidad relativa de las escuelas, pero las comparaciones que permiten son limitadas, ya que no hay datos suficientes para tener en cuenta todos los factores que influyen en las calificaciones. Así, en las peores medias de las escuelas públicas debe de pesar que tienen mayor proporción de alumnos de minorías (39%, frente al 24% en las privadas) y de padres sin estudios superiores (43%, frente al 23%). Pero, a la vez, para cada grupo de alumnos (según la etnia, el nivel social o económico, etc.), los de colegios privados obtienen mejores resultados que los de colegios públicos. Esto se nota, en particular, en los chicos afroamericanos que van a escuelas católicas.

En los distintos tipos de escuelas confesionales la distribución racial es parecida, con una sola diferencia importante: las católicas tienen mayor presencia de minorías (26%) que las evangélicas (21%) y las luteranas (15%). Esto se debe a que las católicas acogen a muchos más hispanos (13% de su alumnado total). La mayor proporción de afroamericanos se da en las evangélicas (11%), pero las otras están a solo dos o tres puntos por debajo.

En algo bueno coinciden todas las escuelas en general, tanto públicas como privadas: en matemáticas, las notas obtenidas por los alumnos de 4º y de 8º en 2003 fueron mejores que en 2000.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares