Edison Schools saca buenas notas pero no gana dinero

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 35s.

En Estados Unidos, el sistema educativo está tan descentralizado que las autoridades locales pueden poner los colegios públicos en manos privadas. En los últimos años, muchos distritos escolares con índices elevados de fracaso escolar han firmado acuerdos con empresas que se dedican a reflotar colegios (ver los casos más recientes en el servicio 56/02). Los contratos suelen firmarse por cinco años o más, y desde ese momento la empresa privada asume el control del colegio (nombramiento de director, diseño del plan de estudios, inversión en instalaciones, contratación de docentes, etc.). El distrito escolar se convierte así en cliente: paga y espera que los resultados académicos mejoren.

Edison Schools es la empresa más conocida del sector. En los diez años que lleva funcionando ha firmado acuerdos con distritos de 23 Estados: gestiona 150 colegios y se encarga de la educación de 84.000 alumnos. A pesar de la oposición de los sindicatos de profesores y de los defensores de la enseñanza pública a fondo perdido, Edison sigue consiguiendo nuevos colegios. La razón es que en estos diez años ha demostrado que sus alumnos consiguen mejores resultados en los exámenes nacionales que cuando la gestión era pública.

Según datos de Edison, sus alumnos consiguen, de media, 5 puntos porcentuales más cada año en los exámenes nacionales, y 7 más en exámenes de referencia. Y en el curso 2000-2001 Edison redujo los índices de fracaso escolar 9 puntos porcentuales por escuela. El éxito tiene más mérito aún si se tiene en cuenta que los colegios suelen ser los peores de cada distrito, y que el 70% de los alumnos proceden de familias con bajos ingresos.

Los críticos y los incrédulos adelantaban que este modelo perjudicaría a los “alumnos más desfavorecidos” y que la empresa, como toda empresa, perseguiría en primer lugar los beneficios. Sin embargo, las críticas objetivas se han ido disipando en estos años (las ideológicas continúan), ya que los resultados son buenos. Si queda alguien preocupado son los responsables de la organización y los inversores: Edison nunca ha dado beneficios.

El fin social de la empresa y los contratos conseguidos (el contrato con Filadelfia fue de 60 millones de dólares, el de Dallas, de 39 millones, etc.) abrieron el apetito de los inversores. En enero de 2002, la acción se vendía a más de 21 dólares. Pero el año fiscal se volvió a cerrar en junio con pérdidas, los inversores se empezaron a impacientar y ahora el valor de la acción ronda el medio dólar.

Hay más. Algunos distritos han adelantado que no renovarán los contratos, como Boston o Dallas (este estima que la mejora de resultados se ha producido, pero que no es suficiente para justificar el gasto). Algunos distritos se han negado a pagar toda la factura porque aducen que Edison ha incumplido parte de los acuerdos (número de ordenadores por aula, formación de los profesores, etc.). También ha habido problemas estratégicos: Edison contaba con conseguir 48 colegios de Filadelfia y que el distrito pagara 1.500 dólares por alumno, pero al final solo obtuvo 20 colegios y 881 dólares por alumno.

Todo esto ha provocado además la pérdida de algunos nuevos contratos; por eso Edison ha anunciado la introducción de nuevos criterios para lograr la rentabilidad. A partir de ahora se hará cargo de pequeños grupos de colegios (no más de cinco), en lugar de firmar grandes acuerdos como el de Filadelfia. Según dicen, los grandes contratos multiplican el riesgo y dan motivos a los enemigos de la privatización. También aumentarán los acuerdos con charter schools (escuelas públicas pero autónomas, fundadas por iniciativa de padres o profesores y cada una con un proyecto pedagógico propio) y distritos pequeños. Y rescindirán los contratos que den menos beneficios (The Wall Street Journal, 22-X-2002). Con estas reformas, más el desarrollo de la Edison Summer-School y la expansión en Gran Bretaña en 2003, Christopher Whittle, fundador y director ejecutivo de Edison Schools, asegura que este año financiero será el mejor de la historia de la empresa.