La lengua alemana renace en Europa del Este y la antigua URSS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 24s.

De las 20 millones de personas que, aproximadamente, estudian alemán en todo el mundo, dos terceras partes están en Europa del Este y en las antiguas repúblicas de la Unión Soviética, según el Ministerio de Exteriores alemán.

Suprimida la obligariedad del ruso como segunda lengua en la escuela, los jóvenes de estos países estudian alemán o inglés, para acceder a la cultura y al mercado occidentales (ver servicio 84/94). En Bulgaria, Polonia, Rumania y Hungría, el alemán compite ventajosamente con el inglés y el francés. En estos lugares, el 40% de los alumnos de secundaria optan por el alemán.

En Polonia el número de estudiantes de alemán se ha triplicado desde 1988 y asciende actualmente a 1,5 millones de personas. La demanda ha explotado de tal modo que existe un déficit de 10.000 profesores cualificados de alemán. Algo parecido sucede en la República Checa, que aún necesita unos 4.000 profesores más.

De acuerdo con las estadísticas del Instituto Goethe en Munich, cerca de la mitad de los colegiales de Letonia y la República Checa están aprendiendo alemán. La lengua también es popular en Kazajstán (48% de los estudiantes), Georgia (45%), Eslovaquia (31%), y Rusia (35%). Un millón de ucranianos la estudian, y el número crece.

El Ministerio de Exteriores alemán gasta 600 millones de marcos anuales (390 millones de dólares) -la mitad del presupuesto de Cultura- para propagar la lengua en el extranjero.

El Instituto Goethe, extensión cultural del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuenta con 3.626 empleados que mantienen abiertos 161 institutos en 78 países, en los que estudian anualmente unos 90.000 alumnos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares