La importancia de leer a los clásicos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 58s.

El mes pasado se ha celebrado en la Universidad de Berkeley (California) el quinto congreso de la Asociación internacional de estudios de Semiótica. Entre los asistentes, y como parte del comité científico, estaba el profesor Umberto Eco, que estimó la lectura de los autores clásicos como el punto de partida de la educación.

En el coloquio que siguió a su conferencia, Umberto Eco respondió a la pregunta de si consideraba valiosa la lectura de los clásicos greco-latinos para lograr una educación integral. “La lectura de los clásicos -dijo- es siempre fundamental, porque nuestro modo de pensar ha sido determinado por ellos. Es el secreto del retorno a los orígenes: para entender por qué pensamos las cosas de este modo. Por eso, yo no acepto algunas tendencias de Estados Unidos que pretenden destruir este canal. Si se es negro -dicen-, no hay que estudiar a Shakespeare. No: si uno es africano, debe estudiar también las tradiciones africanas. Pero hay que estudiar además a Shakespeare, porque si se nace en Norteamérica, el modo de pensar está determinado por Shakespeare. Hay que descubrir eso y el porqué. Ese es el punto. La lectura de los clásicos es el eterno retorno al vientre materno. Es lo mínimo con lo que hay que empezar”.

A una pregunta parecida, sobre la importancia de las lenguas clásicas, el profesor Thomas A. Sebeok, presidente de honor del congreso, contestó con un comentario muy personal: “Yo tengo dos hijas. Y les insistí para que estudiaran latín. Al principio no querían. Pero es algo maravilloso para su educación. Creo que es muy importante para los jóvenes inteligentes: estudiar por lo menos latín, y también griego. (…) Algunos quieren eliminar las lenguas clásicas o sustituirlas por otras asignaturas. Pero hay que ver por qué se las sustituye. Hay que poner algo en su lugar. Estoy completamente convencido de que la educación clásica es algo permanente”.

Los participantes provenían de casi todos los países del mundo: un total de quinientas personas, en su mayoría profesores universitarios y gente vinculada con el área de la comunicación. Las ponencias del congreso serán publicadas a comienzos del próximo año por la Editorial Mouton de Gruyter (Berlín-Nueva York).

Luisa Peirano

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares