Para prevenir, cambiar los comportamientos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El 6 de junio se celebrará en Francia la campaña “Sidaction 96”, para recaudar, un año más, fondos con los que combatir la enfermedad. Max Clos comenta en Le Figaro (17-V-96) un aspecto de la política francesa para prevenir el síndrome.

Para no agraviar a la “libertad sexual”, nuestras autoridades casi han renunciado a hacer campaña sobre el peligro de mantener relaciones sexuales con múltiples personas. Sólo cabe una solución: la promoción del preservativo, presentado como infalible.

En una carta, el profesor Henri Lestradet, de la Academia de medicina, me escribe: “Esta apuesta de los responsables políticos, que esperan que una buena técnica (el preservativo) permita no tener que modificar los comportamientos, ha servido de apoyo a todas las campañas llamadas de prevención. Pero -añade-, el preservativo sólo puede realmente impedir la extensión del contagio en la población heterosexual en la medida en que ésta no mantenga relaciones -o muy pocas- con otros grupos de riesgo”.

Las cifras parecen darle la razón: en 1989, había en Francia 3.000 enfermos de SIDA y unos 30.000 seropositivos. En 1994, se ha llegado a 40.000 enfermos, de los que la mitad han fallecido ya, y, según las estimaciones, se cuentan entre 120.000 y 200.000 seropositivos.

“No podemos considerar esto un éxito -escribe el profesor Lestradet-; en mi opinión, habría que reconsiderar la postura oficial”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares