Las autoridades sanitarias de Nueva York deciden poner en cuarentena a los tuberculosos no tratados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las autoridades sanitarias de Nueva York han decidido la puesta en cuarentena, contra su voluntad, de las personas aquejadas de tuberculosis que no estén siguiendo un tratamiento terapéutico. Esta medida intenta salir al paso del brusco aumento de la tuberculosis que se observa en los últimos tiempos. Una enfermedad que en Occidente retrocedía de modo regular está volviendo a resurgir por las complicaciones del SIDA.

En la práctica, las autoridades sanitarias de Nueva York podrán decidir la hospitalización obligatoria de un enfermo durante sesenta días. Después, su caso será reexaminado cada tres meses, hasta que se certifique la curación. Otras grandes ciudades norteamericanas, como Detroit y Boston, han decidido autorizar tales prácticas, de acuerdo con el Centro para el Control de las Enfermedades de Atlanta.

Según un estudio del departamento de Sanidad de Nueva York, entre 1980 y 1990 el número de casos de tuberculosis en la ciudad se ha incrementado en un 132%. Además, la proporción de casos resistentes a los antibióticos va en aumento.

Entre las causas de este recrudecimiento de la enfermedad se mencionan las malas condiciones sociales y sanitarias de los más pobres, que a menudo carecen de domicilio fijo. Otro factor es la difusión del SIDA: los especialistas subrayan que los infectados por el virus del SIDA y los toxicómanos por vía intravenosa tienen mayor riesgo de sufrir una tuberculosis resistente a los antibióticos. La situación preocupa especialmente a las autoridades sanitarias por el hecho de que mientras el SIDA es transmisible pero no contagioso, se puede coger la tuberculosis respirando el aire en que se propaga el bacilo de Koch.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares