La crisis de la píldora anticonceptiva en Francia

Página 1

Las píldoras anticonceptivas de 3ª y 4ª generación fueron objeto en Francia a finales de 2012 de una importante controversia, a raíz de la divulgación de casos de trombosis venosas asociadas a su uso. Como consecuencia de estas informaciones, una de cada cinco francesas ha cambiado de método anticonceptivo, y el uso de la píldora ha bajado del 50% al 41% entre 2010 y 2013. Las mujeres más jóvenes son las más reacias a la píldora, mientras que aumentan las que recurren a los métodos naturales.


Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 44/14

En diciembre de 2012, unas treinta mujeres que habían sufrido accidentes vasculares graves, embolias pulmonares o trombosis venosas por esta causa, presentaron demandas contra cuatro laboratorios farmacéuticos. Estos casos tuvieron una especial resonancia, y motivaron una controversia que tuvo amplio alcance mediático. Según la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento, el riesgo de accidente vascular entre las usuarias de píldoras de 3ª generación es de 9 a 12 casos por 10.000 mujeres, frente a 2 por 10.000 entre las que no toman anticonceptivos orales.

Teniendo en cuenta este mayor riesgo, el Ministerio de Sanidad decidió no reembolsar las píldoras de 3ª y 4ª generación, que son las más modernas y se presentaban como exentas de otros inconvenientes que tienen las de 2ª generación. Asimismo se retiró del mercado el producto Diane 35, tratamiento anti-acné pero que era utilizado también por sus propiedades anticonceptivas.

Una de cada cinco francesas ha cambiado de método anticonceptivo

¿Qué consecuencias ha tenido esto sobre la contracepción en Francia? El estudio Fecond 2013, publicado ahora y basado en entrevistas a 4.500 mujeres –no estériles ni encintas, que mantienen relaciones heterosexuales y no quieren tener hijos–, muestra que una de cada cinco mujeres declara haber cambiado de método anticonceptivo a raíz de las informaciones divulgadas.

El 3% no utilizan ningún método anticonceptivo, la misma proporción que en 2010. La píldora sigue siendo el método más utilizado, pero su uso ha bajado del 50% en 2010 al 41% en 2013. En el espacio de un decenio, el recurso a la contracepción oral ha bajado 14 puntos en Francia. La bajada observada concierne sobre todo a las píldoras incriminadas de 3ª y 4ª generación. Pero el debate ha provocado una desafección hacia el propio método de la contracepción oral, pues el uso de las píldoras de 2ª generación apenas ha aumentado del 22% en 2010 al 23% en 2013.

El uso de la píldora ha bajado del 50% al 41%

Las más jóvenes, más reacias a la píldora
Las mujeres que han abandonado la píldora han optado por otros métodos: el DIU (+1,9 puntos), el preservativo (+3,2), o los métodos naturales (+3,4).

La baja del recurso a la píldora es particularmente señalada entre las de menos de 30 años, que en esto se alejan de sus madres. La idea de que “la píldora permite a las mujeres tener una sexualidad más libre” es compartida en 2013 por el 37% de las mujeres (cuando en 2010 era el 44%) y la proporción baja aún al 32% entre las de 15-19 años. Alrededor de una de cada tres mujeres piensa que la píldora crea una obligación y una de cada cuatro que hace engordar.

El auge de los métodos naturales de regulación de la natalidad –el 9,5% de las mujeres declaran utilizarlos– es notable entre las mujeres nacidas en el África subsahariana. Estas han reducido mucho el uso de la píldora (–39%) para volverse hacia estos métodos (26% en 2013 contra un 5% en 2010).

Aumentan las usuarias de los métodos naturales de regulación de la natalidad, que ahora son el 9,5%

El temor expresado por algunos de que el abandono de la contracepción oral iba a tener como consecuencia un aumento del número de abortos no se ha confirmado.

En España, el Ministerio de Sanidad anunció en julio de 2013 que dejaba de financiar ocho anticonceptivos de 3ª generación por falta de acuerdo con los laboratorios sobre el precio mínimo. Dijo que no aportaban “ninguna ventaja añadida”, pero no se refirió a los riesgos añadidos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.