Para conciliar, regresar a Greenwich

Página 1

El VII Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles, celebrado en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, propone que España vuelva al horario de Greenwich para mejorar la productividad y conciliar mejor la vida laboral y familiar.

Retrasar el reloj una hora y hacer comidas más cortas mejoraría la conciliación familiar y profesional, ya que permite disponer, cada día, de una hora y media más para la vida personal. Se trata de una propuesta presentada por Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE, en el VII Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles. El cambio "tendría coste cero" y su implantación sería "una cuestión de voluntad política". Este horario no tendría efecto en los ritmos biológicos de los españoles, ya que adaptaría el reloj al horario solar. "Seguiríamos comiendo a las dos de la tarde, aunque nuestro reloj marcaría la una, y permitiría entrar a trabajar a las nueve de la mañana y salir antes de las seis de la tarde".

Para ello, habría que reducir el tiempo que los trabajadores disponen para comer –en muchos casos dos horas– a 45 minutos (no hace falta recurrir a la comida basura, sino recortar el tiempo y comer sano pero breve) y llegar al trabajo ya desayunados, sin necesidad de interrumpir el horario de la mañana. "Si se entra a trabajar a las nueve y se come a la una, no es necesario disponer de tiempo para desayunar", ha argumentado Chinchilla. La investigadora piensa que con esta nueva organización "más racional" del tiempo de trabajo, no sólo se dispondría de más tiempo libre para el ocio y para mejorar la conciliación laboral y familiar de hombres y mujeres, sino que aumentarían las horas de descanso.

Trabajar de 9 a 18 h., con 40 minutos para comer, sería una solución sensata

Chinchilla sostiene que España desde 1942 se encuentra en un "huso horario equivocado –en Europa central– y debe regresar al de Europa occidental", en el que se encuentran Gran Bretaña, Portugal o la Comunidad Canaria. Este es el huso horario que le corresponde, por su ubicación en el mapa respecto al meridiano de Greenwich, que determina su horario solar.

Reordenar las prioridades

El presidente de ARHOE organizador del congreso, Ignacio Buqueras, lamenta que "aunque en España se trabajen más horas, la productividad es menor". Buqueras ha citado varios estudios que concluyen que "la conciliación mejora la productividad un 19 por ciento" y que "una correcta política de conciliación puede reducir el absentismo un 30 por ciento".

Con el horario laboral actual, “el gran problema es que los padres no crían a sus hijos", ha lamentado Buqueras, quien ha indicado que en mucho hogares "papá Google es el que responde a muchas preguntas de los niños, ya que sus padres llegan a las ocho o nueve de la noche".

En España, según Buqueras, "tenemos muy arraigada la cultura del presentismo": lo importante es que el jefe le vea a uno en el trabajo. Es necesario optimizar el tiempo de la jornada laboral: un horario que podría ser seguido por el 90% de la población comenzaría entre siete y media y nueve y media de la mañana y terminaría entre las cinco y las seis, con una parada de 40 minutos para comer y habiendo desayunado de una manera completa y correcta.

Los españoles trabajan más horas que la media de la OCDE, pero no tienen mayor productividad

Para el secretario de Estado de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, "ha llegado la hora de reordenar las prioridades". Moreno ha insistido en que, según cifras del INE, el 20 por ciento de los españoles dedican una media de dos horas al día al cuidado de los hijos, "lo que significa que el otro 80 por ciento está menos de dos horas o ninguna cuidando a sus hijos".

“¿Por qué no se consigue un cambio de horarios si todo el mundo está de acuerdo o, al menos, nadie se opone a ello?”, se pregunta Amando De Miguel. A su juicio, ello responde a “la noción del tiempo” que se tiene en España. “No está bien visto que el tiempo sea escaso” y, por eso, “hacemos como si no fuera escaso, cuando sí lo es”, explica el sociólogo.

En su opinión, “los horarios no se cambian por decreto y por eso nuestro concepto es cada vez más irracional, es una esquizofrenia”. En el concepto de tiempo de los españoles entra la idea de que “el que manda puede hacer esperar y hacer perder el tiempo a los demás”.

Más horas, pero no más productivos

La delegada de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Dolores Navarro, ha destacado que la conciliación fomenta "un modelo de convivencia familiar basada en la corresponsabilidad" y reduce el estrés y otras enfermedades que genera la promoción en el trabajo. La conciliación "procura así la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres".

Navarro, que ha recordado que, según los datos de la OCDE, “los españoles trabajamos una media de 1.690 horas anuales frente a la media alemana de 1.413”. Pero más horas no implica mayor productividad ni más salud económica. “ Los países donde menos horas se trabaja – Alemania, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Francia o Noruega– están entre los que menos prima de riesgo tienen". La racionalización de horarios "incide positivamente en la economía porque mejora el sistema productivo del país al aprovechar mejor los recursos humanos disponibles e incrementar la eficiencia de la empresa".

Para favorecer este objetivo, el Ayuntamiento ha creado “Concilia Madrid”, un servicio gratuito en el que participan la Cámara de Comercio y los sindicatos UGT y CCOO, que durante 2011 asesoró a veinte empresas sobre conciliación y organizó 18 talleres a los que asistieron 350 empresarios. Durante la pasada legislatura el gobierno local adoptó la finalización de la jornada laboral a las 17 horas en la mayoría de sus dependencias, "no sólo para ahorrar costes y conseguir la sostenibilidad, sino también para fomentar la conciliación del personal".

No hay una única respuesta

La Presidenta del Círculo de Empresarios y de Seguriber Humano, Mónica de Oriol, ha destacado que las empresas que flexibilizan los horarios de los trabajadores consiguen que estos estén más implicados. “La conciliación pasa por el teletrabajo y flexibilidad. No hay una única respuesta, el mundo empresarial es muy complejo. No es lo mismo hablar de una empresa que esté en el sector servicios que en el industrial”.

El Director del Consejo Empresarial para la Competitividad, Fernando Casado, recuerda que según el último CIS el 45 % de los españoles afirma que su empresa le da pocas facilidades para compaginar la vida familiar con la laboral. “La reforma laboral es positiva para la flexibilidad laboral. También es positiva la idea de pasar las fiestas a los lunes”.

El Director General de Masfamilia, Rafael Fuertes, ha destacado que las empresas han comenzado a concienciarse sobre la necesidad de flexibilizar los horarios. “El horario flexible es la principal medida de las empresas para sus empleados”, asegura.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.