¿Matar a Sócrates?

El filósofo que desafía a la ciudad

Página 1

Autor: Gregorio Luri

Ariel.
Barcelona (2015).
304 págs.
18,90 € (papel) / 8,99 € (digital).

El navarro Gregorio Luri (1955), profesor, especialista en educación y filosofía, nos ofrece, desmigajando las fuentes clásicas, el semblante de Sócrates, así como el relato del juicio al que fue sometido. El libro es fruto de una acendrada escucha al padre de la mayéutica; una escucha atenta, recreada, sobre todo, tras el cedazo de los discípulos Platón y Jenofonte. Sin embargo, no se trata de un simple ejercicio de erudición, sino de reflexión humanística: de mirada al pasado para entender el presente.

Luri nos traslada al s. V a.C., para recordarnos lo que nuestra sociedad parece olvidar. Así como en otras publicaciones, Luri reivindica el esfuerzo, la constancia, la disciplina, la discreción o el amor a la lectura, en esta ocasión destacan dos temas principales. De una parte, el conflicto con el Estado, con las ideas o valores que la “polis” entiende como fundamentales. No tanto porque Sócrates, en realidad, no creyera en los dioses, sino porque, como recalca Luri, creía en sus propios dioses. El autor advierte que, proyectado el caso de Sócrates al presente, nos podemos topar con lo mismo. “También hoy… la piedad y la impiedad siguen siendo un asunto político, puesto que ninguna comunidad política acepta bromas sobre lo que considera sagrado”, leemos; y nos viene a la cabeza el concepto de “corrección política”. O, yendo más al fondo: no podemos vivir sin normas, ni espacios comunes, pero ¿son justas las normas que recibimos o que nos damos?

El segundo aspecto destacable es la pregunta acerca de la inmortalidad. Se trata de una cuestión que Luri desarrolla con creciente interés, a medida que se aproxima el desenlace de Sócrates. Medita junto a su protagonista, y explora el alma y su pervivencia tras la muerte, aunque desde este mundo, sin saber qué haya al otro lado. Mejor dicho: con la mentalidad de un filósofo que no introduce en su estructura argumental lo religioso, si bien lo reconoce como parte esencial del modo humano de entenderse a sí mismo y el mundo.

De igual manera que existen límites del Estado, supeditado a la ley y a la justicia, el hombre debe aceptar sus limitaciones, su “solo sé que nada sé”. Así es como Luri indaga en la inmortalidad —camino clásico del que ni siquiera la sociedad posmoderna puede renegar—.

Esta obra divulgativa se lee con claridad, aunque contiene pasajes que sorprenderán por la novedad o audacia de sus enunciados. Pues el filósofo Luri se pregunta por las cosas humanas, y nos ofrece de vez en cuando respuestas o posibilidades que podemos o no compartir. Lo cual no entorpece la reconstrucción del proceso y muerte de Sócrates. En cualquier caso, nos encontramos ante un texto urdido con solidez y con variedad de personajes y elementos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.