EE.UU.: jubilarse a los 65 será un lujo

El aumento de la longevidad y los problemas de la Seguridad Social exigirán trabajar más años

Página 1

Los norteamericanos están acostumbrados a esperar un retiro largo y confortable. Pero cuando la generación del baby boom (unos 76 millones de personas que ahora cuentan entre 30 y 49 años) quiera jubilarse, la Seguridad Social tendrá menos cotizantes y ellos no habrán ahorrado lo suficiente para vivir tan bien como los actuales pensionistas. Un estudio del Comité para el Desarrollo Económico prevé que la mayoría tendrán que trabajar hasta los 70 años si no quieren bajar de nivel de vida. Es lo que se vislumbra también en otros países.

En 1935, cuando la Seguridad Social estableció la edad de jubilación voluntaria en los 65 años, los norteamericanos vivían hasta los 62. Ahora, la longevidad media está en 75 años, con tendencia a subir. Y los pensionistas del futuro saldrán aún más caros, pues unos diez millones de babyboomers llegarán a los 90 años. Está previsto que la jubilación se retrase hasta los 67 años en el 2027; pero eso no será suficiente.

Sin embargo, los norteamericanos no se hacen a la idea de trabajar después de los 65. Actualmente, sólo el 12% de los mayores de esa edad trabajan o buscan empleo. Y el 90% de los hijos del baby boom no quieren seguir en la brecha cuando cumplan 65 años, según una encuesta de Kemper Financial Services.

Tres factores van a echar abajo ese sueño: el inevitable recorte de las pensiones, el incierto futuro de la Seguridad Social y el bajo nivel de ahorro de la generación del baby boom. Parece que no hay remedio, pues los actuales aspirantes a pensionistas bien instalados gastan mucho, y en su mayoría ya no están a tiempo de ahorrar lo suficiente para retirarse a los 65 con el mismo tren de vida.

Tampoco el mercado laboral se ha adaptado todavía a la realidad que se avecina. Es cierto que son más las empresas que buscan personas mayores; pero en muchos casos lo que les ofrecen son puestos de categoría más bien baja: por ejemplo, cajeros de supermercado, porque los mayores son más pacientes y amables con el público. Además, el hecho es que durante la última recesión económica las empresas despidieron a mayores de 55 años en una proporción cinco veces superior que a trabajadores más jóvenes.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.