Diario de una dama de provincias

Diary of a Provincial Lady

Página 1

Autor: E.M. Delafield

Libros del Asteroide.
Barcelona (2013).
216 págs.
18,95 €.
Traducción: Patricia Antón de Vez.

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 87/13

“Lavida de una esposa y madre es a veces agotadora”, escribe irónicamente la protagonista de esta novela, una dama de provincias, madre de dos hijos, que vive en una casa de campo con un esposo que apenas hace caso a sus graves preocupaciones, una cocinera díscola y una refinada institutriz francesa. El libro está concebido como el diario de una sufrida ama de casa de la clase alta a inicios de la década de los treinta en Inglaterra. La autora es la prolífica escritora E.M. Delafield (190-1943), quien consiguió un importante éxito con esta novela, muy leída en Inglaterra.

En su diario, la protagonista anota las vicisitudes del día, intentando así meter algo de distancia con esos hechos y juzgarlos de una manera más fría y desapasionada. El tono del diario es leve y ligero, sin grandes disquisiciones y escrito con un estilo directo y deliberadamente superficial.

La autora refleja bastante bien las contradictorias reacciones de la protagonista, pues si por un lado quiere aparentar que su vida es más apasionante e interesante de lo que parece, a continuación tiene que rendirse a la evidencia de que todo lo que le pasa es bastante sencillo y normal. El diario está repleto de anécdotas cotidianas: su tensa relación con el servicio, las conversaciones con sus vecinas, sus artículos y cartas al director en la revista local, la educación de sus hijos, las fiestas, las cenas, las visitas de sus amigas, viajes a Londres para reponer el vestuario, sus escasísimas conversaciones con su marido, su siempre reducida cuenta corriente en el banco… En sus diarios, sin acritud, salen a relucir sus enemistades con sus vecinas, quizá lo que más le hace sufrir junto con los descubiertos en el banco, que la obligan a pasar algunos momentos desagradables.

Con un estilo desenfadado, la autora muestra el simple y a la vez alambicado mundo interior de la protagonista, a veces obsesionada con las apariencias y siempre muy pendiente de su encanto personal. “Siento –escribe– que la vida es absolutamente insoportable, y tomo la alocada decisión de hacerme con un sombrero nuevo”; sensación y reacción que explican muy bien el voluble carácter de esta dama de provincias.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.