Haití, seis meses después del terremoto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 31s.

Cuando se cumplen seis meses del devastador terremoto y comienza la estación de lluvias, se impone hacer balance de la situación, francamente difícil para los habitantes de Haití, uno de los países más pobres del planeta. La vida es dura para los desplazados desde el terremoto: más de un millón y medio de personas viven aún en tiendas de campaña, sin electricidad ni agua potable. Los casi 1.300 campamentos de emergencia se han convertido en residencia estable, también para más de 800.000 niños.

Anthony Lake, director general de UNICEF, acaba de afirmar que “el terremoto en Haití ha sido un desastre para los niños, y no ha terminado todavía”, a pesar del gran esfuerzo realizado “para salvar vidas y ayudar a los niños a tener un futuro”. Más de 275.000 fueron vacunados. Los programas de nutrición suministran alimentos a unos 550.000 niños menores de cinco años, así como a madres lactantes. Alrededor de 2.000 niños gravemente desnutridos tienen atención especial y alimentos terapéuticos. Unos 500.000 niños han recibido material educativo.

Un día antes, describía en Le Monde el cantante Wyclef Jean, cofundador en 2005 de Yéle Haïti -una ONG para luchar contra la pobreza mediante el desarrollo de la educación y la salud-, la situación que observó en recientes viajes: no han desaparecido los escombros de los edificios en ruinas. A juicio de Enrique Silva, profesor de la universidad de Boston, “la reconstrucción de Haití va mucho más allá del espectacular abatimiento de los edificios y las infraestructuras. También afecta a las estructuras políticas, sociales y económicas, que han agravado sin duda el impacto del temblor de la tierra”.

De hecho, la reconstrucción del país se ha retrasado por litigios de solares y tierras, barreras burocráticas, cuestiones aduaneras, diferencias de opinión en cuanto a la estrategia que debía seguirse. A esto se unen las dilaciones en la recepción de las promesas hechas a Haití. Afortunadamente, el trabajo de las ONG suple la insuficiencia administrativa, por ejemplo, en el sector de la sanidad. A ellas irán cada vez más los fondos internacionales, y no a agencias gubernamentales. Pero importa mucho avanzar en coordinación interna, como señalaba a un diario canadiense Jean Yves Jason, alcalde de Puerto Príncipe, una ciudad destruida en sus tres cuartas partes (Le Devoir.com, 14-7-2010).

Las tormentas tropicales que se avecinan agravarán la situación de gentes que siguen viviendo en tiendas construidas a base de trapos, cartón y plásticos. Esas condiciones insalubres les exponen a un mayor riesgo de lesiones y enfermedades. Además, las mujeres experimentan peligros mayores de violencia y violaciones, especialmente al no tener una casa donde pasar la noche. También los niños están sujetos a riesgos de secuestros, trata y prostitución.

Garantizar la seguridad pública

Urge seguir avanzando con acciones concretas. Como afirma Heather Paul, director de Aldeas Infantiles de Estados Unidos, “la gente necesita ver signos de progreso”. A corto plazo, la Comisión para la Reconstrucción de Haití debe desbloquear 150 millones dólares para garantizar la seguridad pública y luchar contra la violencia, secuestros y violaciones en todo el país, en particular entre las comunidades más vulnerables. La Comisión debe establecer un programa serio de limpieza de escombros las ruinas, y de creación de empleos para los jóvenes, que les permita alimentarse y alimentar a sus familias. Sería el verdadero comienzo del proceso de reconstrucción y daría esperanza de futuro a todos.

El Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, S.D.B., Presidente de Caritas Internationalis, ha propuesto una reflexión titulada “La oportunidad de construir un Haití mejor”, como parte del Informe “Nueva Esperanza para Haití después de 6 meses del terremoto”. Insiste en que “aún mucha gente de la capital y de los pueblos del interior del país necesitan ayuda, tenemos que pensar en su salud, en su alimentación y también en su educación. No podemos olvidarnos de Haití” (Agencia Fides, 10/07/2010).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares