Rupert Simonian

7.Abr.2010
Un melodrama emotivo y bien hecho, aunque también bastante televisivo, con unas localizaciones bellísimas y un Clive Owen desperdiciado.