Rocío Arana

16.Ene.2009
El último poemario de Cabanillas ofrece la poesía reflexiva, intimista y bien trabajada a la que nos ha acostumbrado. Se trata de un libro como para recitar en confidencia, al oído, sotto voce. En su poesía, se dan la mano la Gracia y el arte, de forma tan misteriosa como bella.