Jide Martins

18.Ago.2005
Lagos. Níger, uno de los países más pobres del mundo, está experimentando una dura crisis alimentaria. Las imágenes han llenado el mundo desde principios de agosto, pero la crisis empezó ya en enero. Como los demás países en la franja del Sahara, Níger ha estado experimentando los efectos del avance del desierto. Tiene una agricultura muy primitiva, dependiente de las lluvias. El año pasado se sembró poco; las lluvias han sido escasas por dos años consecutivos y además ha habido plaga de langostas en 2004 y 2005. Por tanto se esperaban pocas cosechas, y sin embargo no se pusieron los medios para prever la escasez de comida y resolverla.