Aceprensa

Otros estrenos (1 abril 2015)

  • ANA SÁNCHEZ DE LA NIETA
  • 1.ABR.2015
Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 1 de abril.

Insurgente
Insurgent

Director: Robert Schwentke

Guion: Brian Duffield, Akiva Goldsman y Mark Bomback, basado en la novela de Veronica Roth.
Intérpretes: Shailene Woodley, Theo James, Kate Winslet, Naomi Watts, Ansel Elgort, Miles Teller, Zoë Kravitz, Jai Courtney, Ray Stevenson, Octavia Spencer.
119 min.
Jóvenes-adultos. (VS)

Esta segunda parte de la saga Divergente empieza donde la primera terminó. Cuenta las peripecias de Tris para evitar la persecución de la malvada Jeanine, empeñada en abrir una misteriosa caja que encierra un trascendental secreto y que solo puede abrir una divergente-pura raza.

La cinta es superior a la primera, con algo más de acción y una parte –la que cuenta las diferentes simulaciones que tiene que superar la protagonista– muy entretenida y más conseguida que el resto. Se le pueden poner mil pegas; la principal es que falta desarrollo de personajes. Pero la narración está bien llevada y bien interpretada. En resumen, es un producto comercial de entretenimiento dirigido a un público joven. No se le puede pedir peras. Se le puede pedir acción, entretenimiento, personajes medianamente bien dibujados e historias que no traten al joven como si fuera retrasado. Y si esperamos eso, la película cumple.

Gett: El divorcio de Viviane Amsalem
Gett: The Trial of Viviane Amsalem

Directores:Ronit Elkabetz, Shlomi Elkabetz

Guion: Ronit Elkabetz, Shlomi Elkabet.
Intérpretes: Simon Abkarian, Gabi Amrani, Dalia Beger.
115 min.
Adultos.

Lo que cuenta esta película es exactamente el divorcio de una mujer judía llamada Viviane. No hay subtramas, ni más escenario que el del juicio de divorcio, ni más personajes que un hombre, una mujer, sus respectivos abogados, los jueces y unos pocos testigos. No hay apenas movimiento de cámara y solo tres o cuatro momentos dramáticos quiebran una narrativa de tono monocorde. A pesar de esto, Gett: El divorcio de Vivianne Amsalem atrapa al espectador desde el primer momento gracias al guión, muy bien escrito, y unas soberbias interpretaciones.

El guion, denso y circular, va cocinando la historia a fuego muy lento pero sin dejar nunca de mover la cuchara. Poco a poco vamos conociendo las motivaciones de ella para pedir el divorcio y la compleja personalidad de él, enrocado en el no, y vamos distinguiendo a los jueces y acumulando los datos de los testigos. La inteligencia del guion es presentar una dura crítica a la cultura y religión judía, envuelta en una investigación policiaca, que es lo que hace el espectador durante toda la película, tratando de saber quién es el bueno, quién el malo y sobre todo por qué cada uno es quien es. El clima de thriller no quita contundencia a este juicio demoledor, como demoledora es la visión que se da del matrimonio: una cárcel de la que hay que escapar cuanto antes.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

Secciones

Nombre de usuario

Web principal

© ACEPRENSA S.A. Prohibida la reproducción íntegra o parcial.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.