aceprensa

Homo videns. La sociedad teledirigida

Homo videns


Autor: GIOVANNI SARTORI
Taurus. Madrid (1998). 159 págs. 2.100 ptas. Traducción: Ana Díaz Soler.

Las obras de Giovanni Sartori parecían hasta ahora reservadas a los estudiosos de teoría política. Pero con este libro su autor salta al ruedo del debate cultural, y lo hace con un tema de vital importancia. Sartori defiende la tesis de que la televisión, la imagen, hoy en día se ha convertido en el principal educador, en detrimento de la palabra. Su influencia va más alla de los contenidos y llega a la formación de un modo de pensar que limita gravemente la capacidad de abstracción. De este modo, resulta muy difícil convertir la información en conocimiento: "La preponderancia de lo visible sobre lo inteligible, nos lleva a un ver sin entender".

Sartori nos alerta ante la aparición de un nuevo hombre que puede dejar de ser homo sapiens para ser simplemente homo videns. Un tipo de hombre que tiene como casa el mundo virtual, donde la evidencia de la imagen transforma la ficción en realidad. El pensamiento del homo videns no es más que un conglomerado inconexo de flashes, eslóganes, titulares, imágenes, que no forman conocimiento, que no permiten reflexionar, comparar. Transformado en su modo de ser y de actuar, el homo videns corre el peligro de no abandonar la inmadurez de no ser a la fuerza, de ser voluble en sus razones para actuar y de reaccionar principalmente ante los estímulos audiovisuales.

Fiel a su oficio de estudioso de la ciencia política, el autor aplica la tesis expuesta al campo de la vida política, mostrando la preponderancia que han adquirido en ella los medios audiovisuales, de modo especial en las elecciones. Sartori sale al paso de todos aquellos que, defensores a ultranza de la democracia directa frente a la democracia representativa, han visto en la llegada de los nuevos medios audiovisuales la solución a todos los problemas de la democracia. Sartori advierte que no cabe democracia sin conocimiento, y que el ejercicio responsable del poder exige la formación de una cultura política. Y en esta tarea los medios audiovisuales, que deberían ser aliados, se están convirtiendo en el obstáculo fundamental, al reducir las razones de la elección política a motivos de imagen o puramente sentimentales.

Este es un libro claro, sencillo, curiosamente repleto de ejemplos e imágenes, como si el autor tratara de adaptarse a esa generación frente a la que alerta, la generación del homo videns. Sus sombrías predicciones parecen dar a los medios audiovisuales una capacidad imbatible para teledirigir la opinión. "Tal vez exagero un poco -reconoce el propio Sartori- pero es porque la mía quiere ser una profecía que se autodestruye, lo suficientemente pesimista como para asustar e inducir a la cautela".

Rafael Rubio