aceprensa

El Observatorio

La humildad, una fortaleza para la vida familiar


Reconocer pacíficamente que uno es imperfecto y que a veces hace cosas mal, inyecta un sano realismo a las relaciones de pareja. Además, el cónyuge ofendido por palabras o acciones del otro tiende a estar más predispuesto a perdonarle si percibe de él que no es arrogante. Es la conclusión a la que han llegado tres investigadores de la Universidad de Michigan, que ven en la humildad una cualidad que facilita la vida familiar. Lo cuentan en un artículo1 publicado en The Conversation.


The Conversation

Los autores no se meten en grandes disquisiciones para definir la humildad. A efectos de este estudio, la entienden como “la capacidad de evaluar certeramente los propios errores y limitaciones, sin negar las buenas cualidades y los puntos fuertes”. La humildad es lo contrario de la arrogancia; nos hace conscientes de que la realidad es imperfecta y, a la vez, permite identificar áreas de mejora.

En su estudio, los investigadores querían ver si hay correlación entre la humildad y el perdón. Entrevistaron a 284 parejas; cada persona tenía que decir si se consideraba humilde; si consideraba humilde a su pareja o cónyuge; y si era probable que perdonara a su pareja cuando esta hacía algo que le dolía.

Llegaron a la conclusión de que quienes perciben que su pareja es humilde, son más propensos a perdonarle cuando hace algo que les produce dolor. En cambio, muchos de los que consideran que el otro es arrogante –porque rara vez admite sus errores– tienen más dificultad para disculparle.

En la era del cortejoonline2, puede que la humildad no sea una de las cualidades más vistosas. Siempre quedará mejor en el perfil de una app una foto bonita que una aclaración del tipo “tengo virtudes, pero también defectos”. Sin embargo, los autores del estudio tienen claro su consejo: “La capacidad de perdonar es tan importante porque el dolor es una parte inevitable de cualquier relación. La gente mete la pata. Puede decir algo que en realidad no quería decir, ser desconsiderado sin saberlo u olvidar una fecha importante. Así que cuando busque pareja, probablemente sea una buena idea encontrar a alguien que reconozca que cometer errores es parte de ser humano”.