aceprensa

El Papa confirma su intención de viajar a Jerusalén

Para Juan Pablo II, la "sorpresa de 1993" fue el encuentro con la juventud en Denver


Para Juan Pablo II, "la sorpresa del año" fue la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Denver. Así lo dijo el Papa el 21 de diciembre, durante la tradicional reunión de felicitación navideña con los miembros de la Curia Romana, en la que trazó un balance de 1993.

Entre los acontecimientos del año, Juan Pablo II destacó sus viajes a África, a las repúblicas bálticas (por primera vez un Papa estuvo en el territorio de la antigua URSS) y España; la "sorpresa de Denver" y la publicación de una "encíclica necesaria", la Veritatis splendor. Anunció también algunos proyectos: su próxima visita al Líbano, en la primavera de 1994, y su propósito de viajar a Tierra Santa, "para visitar todos los principales lugares relacionados con la fe cristiana". Recalcó, además, la importancia del Año Internacional de la Familia 1994, que días antes había definido como "una especie de Año Santo en preparación del Tercer Milenio Cristiano".

El Papa introdujo su referencia a Denver recordando el clima alegre que le acompañó durante su viaje a España, inscrita en la conmemoración de la evangelización de América, sobre la que "se han atenuado las contestaciones", anotó. "Los españoles -dijo- me maravillaron por su entusiasmo, especialmente los jóvenes. Fue como pregustar la experiencia de Denver".

El encuentro junto a las Rocosas fue "la gran sorpresa del año" porque "se preveía, al menos según algunos medios informativos, una gran contestación y, por el contrario, la jornada mundial fue una gran afirmación". Que miles de jóvenes, "en una tendencia contra corriente", hayan expresado "su adhesión a la Iglesia, a pesar de las debilidades humanas de sus miembros", ha "sorprendido e incluso embarazado a algunos medios de comunicación. Ha sido una sorpresa incluso para el mismo episcopado americano, que ha comprobado que no está solo en su misión evangelizadora".