aceprensa

Las aventuras amorosas del joven Molière

Molière


Director: LAURENT TIRARD

Guión: Laurent Tirard, Grégoire Vigneron. Intérpretes: Romain Duris, Fabrice Luchini, Laura Morante, Edouard Baer, Ludivine Sagnier. 116 min. Jóvenes-adultos. (S)


En 1658, Jean-Baptiste Poquelin, conocido como Molière, retorna a París tras una triunfal gira de 13 años por toda Francia con su compañía teatral. Ansía interpretar tragedias; pero todo el mundo, incluido el rey, le exige hacer sátiras. Entonces rememora unos hechos dramáticos que vivió en 1644. Por aquel entonces tenía 22 años, estaba acosado por la deudas y aceptó la singular oferta de un rico comerciante, el señor Jourdain, que ayudó a Molière a cambio de que éste le enseñara los secretos de la interpretación. El burgués quería ganarse así los favores de una bella duquesa a la que todos pretendían. Mientras tanto, Molière, disfrazado como el devoto clérigo Tartufo, se enamoró perdidamente de la bella señora Jourdain.

Esta tragicomedia de época es mucho más divertida, inteligente y profunda de lo que anticipa el título que le han dado en España. Ciertamente, está impregnada de ese tono libertino y anticlerical que tienen muchas obras de Molière; pero también goza de su hondura dramática y moral, y ofrece jugosas reflexiones sobre la hipocresía, el amor y la pasión, la responsabilidad, el dolor como detonante de la creatividad artística y la risa como terapia frente a ese dolor.

Además, en este su segundo largometraje, el francés Laurent Tirard (Mensonges et trahisons et plus si affinités) no cede al mal gusto, dirige muy bien a sus excelentes actores y logra una fresca puesta en escena. Acierta especialmente al dejar que estallen sin obstáculos los chispeantes diálogos del guión y al aprovechar sin esteticismos los bellos escenarios naturales y los brillantes decorados. Una notable película de época, que recuerda más a Cyrano de Bergerac, de Jean-Paul Rappeneau, que a Shakespeare enamorado, de John Madden.