El Observatorio

Premios Nobel vs. Greenpeace: los transgénicos sí valen

Página 1

Más de 100 personalidades galardonadas con el Premio Nobel han firmado una carta abierta, dirigida a la organización ecologista Greenpeace, en la que le urgen a detener sus esfuerzos por bloquear la introducción en el mercado de una variedad de arroz genéticamente modificado que contribuiría a paliar el déficit de vitamina A, un problema que causa la ceguera y aun la muerte de muchos niños en los países en desarrollo.

En el texto, citado por The Washington Post, los laureados piden a la organización que reevalúe las experiencias de agricultores y consumidores de todo el mundo con cultivos y alimentos genéticamente modificados (AGM), “mejorados a través de la biotecnología”; que reconozcan los hallazgos logrados por grupos científicos autorizados y por las agencias reguladoras, y que “abandonen su campaña contra los AGM en general y la variedad de arroz Golden en particular”.

Richard Roberts, investigador jefe del New England Biolabs y ganador del Nobel de Medicina en 1993 por su descubrimiento de unas secuencias genéticas conocidas como introns, ha sido el iniciador de la campaña, que cuenta con un sitio web: Support Precision Agriculture.

“Somos científicos –dice Roberts al diario estadounidense–. Entendemos la lógica de la ciencia. Es fácil ver que lo que hace Greenpeace es dañino y anticientífico. Ellos y algunos de sus aliados se dedicaron a meter miedo, como una manera de ganar dinero para su causa”.

Por su parte, Randy Schekman, biólogo celular y Nobel de Medicina 2013, asegura: “Encuentro verdaderamente sorprendente que grupos que muestran un gran respaldo a la ciencia cuando se trata de desafíos como el cambio climático, o que aprecian la vacunación para evitar determinadas enfermedades humanas, puedan ser tan indiferentes al criterio general de los científicos en algo tan importante como el futuro de la agricultura en el mundo”.

La carta a Greenpeace, firmada ya por 110 laureados, así como por otras 1.303 personas (entre ellas, muchos otros científicos), afirma que los AGM son “tan seguros, cuando no más, que los producidos bajo cualquier otro método de producción. No ha habido jamás un solo caso confirmado de que su consumo haya causado alguna incidencia negativa en humanos o en animales. Sus impactos medioambientales han demostrado ser menos perjudiciales, además de beneficiosos para la diversidad global”.

“La Organización Mundial de la Salud –añade– calcula que 250 millones de personas sufren déficit de vitamina A, incluido el 40% de los niños nacidos en el mundo en desarrollo. Según las estadísticas de la UNICEF, anualmente se cuentan entre un millón y dos millones las muertes prevenibles, a consecuencia de ese déficit, que compromete el sistema inmunológico y coloca a los bebés y a los niños en graves riesgos”.

En una primera reacción a la carta de los Nobel, una fuente de Greenpeace Southeast Asia señaló que la variedad de arroz Golden ha fracasado como solución “tras más de 20 años de investigación. En lugar de invertir en un costoso ejercicio de relaciones públicas, necesitamos combatir la malnutrición a través de una dieta más diversa, el acceso equitativo a los alimentos y la agricultura ecológica”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.