Marruecos mejora levemente las leyes sobre la mujer

La igualdad entre los esposos, todavía lejana

Página 1

Marruecos ha promulgado una nueva Mudawana (código de familia) que mejora el estatuto jurídico de la mujer. La reforma, promovida por el rey Hassan II (ver servicio 101/93), no ha ido tan lejos como se esperaba, pues no reconoce el principio de igualdad entre hombre y mujer. Sólo incluye ciertos progresos en los trámites del matrimonio y del repudio, mientras sigue permitiendo la poligamia. Además, en la práctica, las nuevas leyes no se implantarán fácilmente, especialmente en el medio rural.

En Marruecos, tradicionalmente las jóvenes son dadas en matrimonio según el dictado paterno. A partir de ahora, el padre o tutor no podrá concertar el matrimonio de una hija sin el libre consentimiento de ella expresado ante notario. El nuevo código familiar prevé penas para los que contravengan esta disposición.

Asimismo se han establecido nuevas normas para frenar el uso abusivo del repudio de las mujeres, para el que hasta ahora bastaba con que el marido lo comunicase tres veces, verbalmente, a la esposa. Con la reforma, el esposo no puede repudiar a su mujer más que ante un juez y después de un arbitraje ante una comisión de conciliación.

En lo referente a la poligamia las restricciones son de menor consideración. De acuerdo con el Corán, el varón puede tener hasta cuatro mujeres, siempre que sea capaz de sostenerlas. Sin embargo, la reforma marroquí establece que el marido deberá informar a la primera mujer antes de tomar otra esposa. Y la primera tendrá derecho a iniciar, si lo desea, los trámites de divorcio. En este caso, la custodia del hijo se concede con prioridad a la madre. Si se vuelve a casar o muere, la custodia pasa al padre.

Las reformas han sido acogidassin entusiasmo por las organizaciones femeninas del país. Casi todas coinciden en calificar los cambios de importantes pero insuficientes. La Asociación Marroquí para los Derechos de la Mujer los considera superficiales: "La discriminación continúa,y la Mudawana sigue siendo en parte contraria a las convenciones internacionales", dice su presidenta.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.